Harmonía Suite

Iluminación LED

3 beneficios de la iluminación LED para el medio ambiente

La iluminación LED es cada vez más habitual en nuestros hogares por su bajo consumo, pero hoy veremos que ese no es el único motivo para cambiar las luces de casa o del trabajo por bombillos LEDs.

El cuidado de la naturaleza y el medio ambiente se ha convertido en un tema muy importante en el mundo actual debido al calentamiento global y al declive cada vez mayor de los recursos naturales.

La búsqueda de la sostenibilidad es cada vez más vital para nuestro propio sustento.

Uno de los problemas medioambientales más urgentes es el consumo de energía, que se encuentra en su punto más alto. Y la mayor parte de este consumo no es culpa de las fábricas sino de los hogares, por eso son vitales esos pequeños cambios que todos podemos hacer en nuestros hogares.

Luces LED y eficiencia energética.

El consumo de energía es uno de los mayores problemas del mundo, ya que cada vez se cortan más ríos y fuentes naturales de agua para dar paso a represas y plantas hidroeléctricas, y gran parte de la energía se genera de formas altamente contaminantes, como el carbón o el peligro de un desastre nuclear que se avecina.

Las ciudades funcionan principalmente con tecnología obsoleta, como luces fluorescentes e incandescentes, el mismo tipo de luces que muchos de nosotros todavía tenemos incluso en nuestros hogares. Estas luces usan demasiada electricidad para generar luz y solo el 5% de esa energía se convierte en luz, mientras que el 95% se disipa en forma de calor.

En el otro lado del espectro, la iluminación LED usa el 95% de la energía para la luz y solo el 5% se desperdicia en calor, lo que las hace más duraderas y ecoeficientes.

Una sola bombilla LED requiere mucha menos energía que una bombilla tradicional: solo 38 vatios en comparación con 84 vatios. Debido a su eficiencia, estas bombillas reducen el consumo total de energía. A su vez, esto también reduce la cantidad de gases de efecto invernadero que son la principal causa del calentamiento global.

No tienen elementos tóxicos.

A diferencia de otras luces más comunes, las luces fluorescentes, las luces LED no contienen elementos tóxicos. La mayoría de las luces tradicionales contienen toxinas nocivas como el mercurio, con efectos nocivos conocidos para la salud. Las luces LED no representan un problema a este respecto, ni tampoco su disposición final como las luces fluorescentes.
Sin embargo, algunos espectros de la luz LED podrían dañar la córnea, lo que se evita con las luces que proporcionan los difusores y al no mirar directamente a la luz, lo que es aconsejable con cualquier tipo de bombilla o fuente de luz.

Las luces LED tienen una vida útil más larga.

Cambiar las bombillas tradicionales o fluorescentes de vez en cuando es algo necesario, lo que cuesta dinero y más daño al medio ambiente. Las bombillas LED duran casi seis veces más que las bombillas tradicionales, lo que reduce la cantidad de reemplazos necesarios.

Esto también reduce los costos y la cantidad de recursos necesarios para la fabricación, el embalaje y el transporte.

Cada vez es más común que oficinas inviertan en iluminación LED , no solo por tema costos sino por tema de mejor temperatura y productividad.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *